En “Siento luego, hago”, “Sucedáneos” y Refugio”, Vollmer manifiesta sus inquietudes ante la situación de conflicto que se vive en Venezuela: “Seguí pintando pero ya no sobre un lienzo con color, sino con cables, material de desecho. Dibujaba en el aire. Luego, envasé esos cables para ofrecerlos como “Sucedáneos” de los productos que ya para 2010 no se conseguían en el mercado como resultado de las malas políticas. Seguidamente, retomé el tema en “Refugio”. Esta instalación es el resultado de volver a abordar la desidia, la censura, el desmontaje del aparato económico".

Copyright © 2017 Carolina Vollmer. Todos los derechos reservados.
Un proyecto desarrollado por arteenlared.com